LOS 4 JINETES DE APOCALIPSIS

LOS 4 JINETES DE APOCALIPSIS

JESUS VIENE PRONTO

EL EVANGELIO DEL REINO. MATEO 24-14

LAS IGLESIAS EN CASA

EL SEÑOR DE LOS EJÉRCITOS








EL SEÑOR DE LOS EJÉRCITOS


Amada Iglesia del Señor, cuando nos referimos al Señor estamos hablando del Altísimo nuestro amado Padre Celestial; su Hijo Unigénito, Jesús el Cristo, el León de Judá; y su Espíritu Santo que vive y mora dentro de cada uno de nosotros, sus verdaderos hijos; El es el Señor de los Ejércitos Celestiales, el Todopoderoso, el único Dios verdadero, porque todos los otros dioses son falsos creados por las diferentes culturas humanas y claro detrás de todo este proceso de engaños a través de la historia de la humanidad, ha estado siempre Satanás, el adversario, el horrendo traidor, príncipe de este mundo, dios de este siglo.

Recordemos que nuestras abuelas decían; “Jehová de los Ejércitos”; nosotros no utilizamos la palabra Jehová porque fue inventada, creada por los eruditos Judíos; el engaño esta por todas partes, la terrible mescla de lo vil con lo sagrado; llego la hora de manifestar la verdad, basta ya de engaños.


Cuando Moisés le pregunta a la voz que le hablaba desde la zarza ardiendo que no se consumía! Cuál es tu nombre? El Señor le contesta “YO SOY EL QUE SOY”; Éxodo 3:13-14; Dios el Todopoderoso no necesita nombre; El lo es todo. En el Hebreo primitivo que carecía de vocales escritas, las consonantes que utilizaron para referirse al nombre de Dios fueron; YHVH; que por respeto dejo de pronunciarse y en su lugar se leía “Adonay”; (El Señor; Kyrios); que no es un nombre sino un titulo que se le daba a los terratenientes en Inglaterra desde la antigüedad; más tarde cuando inventaron un sistema de vocales escritas, los Rabinos les pusieron las vocales, e, o, a, solo como contraseña, y seguían por respeto considerando el nombre de Dios impronunciable, por eso en sus escritos ponían (D--s). A fines de la edad Media en los círculos cristianos empezaron con las vocales a leer en forma latinizada “Jehová”; los hebreítas han llegado al acuerdo general de que la pronunciación original debe haber sido; Yahveh; su significado se relaciona con la idea de Ser o Existencia; con esto queda bien claro que Jehová, o Yahveh, son nombres creados he inventados por los hombres.


Ahora meditemos que nos dicen las Sagradas Escrituras en el Nuevo Testamento sobre el nombre de nuestro Rey y Salvador; veamos lo que el Ángel del Señor dice a José en sueños; Mateo 1:20-25 dice: “Y dará a luz un hijo, y llamaras su nombre Jesús, (Jeshua) porque el salvara a su pueblo de sus pecados. Todo esto aconteció para que se cumpliese lo que fue dicho por el Profeta que dijo: He aquí una virgen concebirá y dará a luz un hijo, y llamaras su nombre: “Dios con nosotros; Emanuel”; Isaías 7:14. Miremos lo que dice el Evangelio de Lucas 2:21; “Y pasados los ocho días para circuncidar al niño, llamaron su nombre Jesús (Jeshua); el cual le fue puesto por el Ángel antes que El fuera concebido en el vientre”. Entonces queda claro que el nombre del Hijo Unigénito, del Altísimo es Jesús el Mesías (Yeshua ha Mashiaj). El es, el “YO SOY EL QUE SOY”; el Altísimo, Señor de los Ejércitos Celestiales, el Guerrero Divino, 2 Reyes 19:35; que montado en su caballo blanco viene pronto sobre las nubes con su Ejercito Celestial, conformado por todos sus Elegidos desde antes de la fundación del mundo; EL Viene a terminar con las fuerzas del mal comandadas por Satanás quien gobiernan este mundo en las tinieblas del pecado; Apocalipsis 19:11-21; Satanás es el príncipe de este mundo; dios de este siglo Juan 12:31; 16:11; y no olvidemos nunca que el mundo entero está bajo el maligno; 2 Corintios 4:4; 1 Juan 5:18-19; Santiago 4:4; (Tengamos claro el traidor ya está vencido, nuestro amado Maestro Jesús el Cristo, lo venció en la Cruz del Calvario, al resucitar al tercer dia) gracias a la voluntad Divina, su plan Eterno; su reinado está por terminar, a Satanás le queda poco tiempo; el regreso de Jesús el Cristo a la tierra es inminente todas las Profecías en la Biblia sobre los tiempos del fin se están cumpliendo de una manera clara y contundente, entonces El Señor establecerá su Reino eterno, primero el Milenio y después la ciudad eterna la Nueva Jerusalén; una ciudad divina y santa que desciende del cielo, teniendo la Gloria de Dios, su fulgor es semejante al de una piedra preciosísima, como piedra de Jaspe, diáfana como el cristal; la Nueva Jerusalén es la esposa del Cordero; Apocalipsis 21:9-27, por eso, El ahora está preparando a su novia, “a fin de presentársela a sí mismo, una Iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuese santa y sin mancha”; Efesios 5:27; “El es nuestra santidad”.


Que belleza, grandioso, esto es demasiado divino, sublime, y hermoso viviremos con el Señor por toda la eternidad en sus Mansiones eternas todos nosotros sus Elegidos, sus Escogidos, sus Verdaderos Hijos, elegidos y escogidos por El Señor, desde antes de la fundación del mundo; El vino a salvar a todos aquellos que El Padre Celestial le dio sus verdaderos hijos; Romanos 8:29-30; 2 Timoteo 1:9-10; Jeremías 1:5; Isaías 49:1-3; pero la Simiente de la Serpiente, los hijos del Diablo, por cuanto no recibieron el amor de la verdad para ser salvos, Dios les envía un poder engañoso para que crean la mentira, a fin de que sean condenados todos los que no creyeron a la verdad, sino que se complacieron en la injusticia; 2 Tesalonicenses 2: 8-12.


Tengamos bien claro, llenos de luz divina, Sabiduría del Señor, Revelación de lo Alto, que existe un Ejercito Celestial, comandado por el Rey de Reyes Y Señor de Señores y de ese Ejercito hacemos parte nosotros sus elegidos, sus verdaderos hijos, nacidos de nuevo, sus Vencedores, la Compañía del Hijo Varón; sus Verdaderos Testigos; Guerreros de Dios; miembros de su Iglesia Gloriosa; Efesios 5:27; que hemos sido llamados a ser parte del Glorioso Ejercito de Dios; Joel 2:1-11; 3:2-3-9-15; Apocalipsis 7:1-17; 11:1-13; 19:11-21; 2 Timoteo 2:4; 1 Corintios 14:8; Zacarías 4:6; 10:5, la Iglesia Gloriosa que el Señor está restaurando en Colombia y el mundo entero, se debe preparar en santidad para la Batalla final, comandada por El Señor, la última Batalla de la historia de la humanidad; el Armagedón; en la que el Señor con nosotros sus verdaderos hijos, que estamos predestinados para herir y aplastar la cabeza de la Serpiente; Génesis 3:14-15; Romanos 16:20; Apocalipsis 19:11-21; destruiremos las fuerzas del mal, con Jesús el Cristo, a la cabeza; Señor de los Ejércitos Celestiales, nuestro amado Rey de Reyes y Señor de Señores; el verdadero Vencedor, el Todopoderoso creador del Universo.


El restaurara su Reino por toda la eternidad; pero primero que todo la batalla es espiritual, comienza dentro de nosotros mismos, nuestra lucha primero que todo es individual, es contra el pecado que mora en nuestra carne, y llenos del Espíritu Santo, tenemos que vencer la concupiscencia de la carne; y morir a nuestro Yo; nuestra batalla es primero que todo con las pasiones bajas que se encuentran en nuestra alma; el hombre al matico debe morir; se debe anhelar llegar a la estatura del Varón Perfecto, llenos del Espíritu Santo; para que El Cristo que vive y mora en nosotros se manifieste, reinando en nuestros corazones, y así seguiremos su ejemplo de vida, entonces podremos decir como decía el Apóstol Pablo; “Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo Yo mas Cristo vive en mi”; Gálatas 2:20; también Pablo escribió: “Digo, pues: Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne. Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne; y estos se oponen entre sí, para que no hagáis lo que quisiereis” Gálatas 5:16-17.


Nuestra Misión como sus Vencedores, Verdaderos Testigos del Señor, miembros de la Compañía del Hijo Varón; su Iglesia Gloriosa, Guerreros de Dios; es predicar y proclamar en santidad el Glorioso Evangelio del Reino; Mateo 24:14; en estos tiempos finales que estamos viviendo, nuestra misión es desenmascar y combatir la Bestia que gobierna este mundo en las tinieblas del pecado (Satanás disfrazado de Ángel de luz; 2 Corintios 11:13-15; se ha infiltrado en las Religiones, la Política, la Economía y de esta manera gobierna al mundo de una manera muy sutil a través de Sociedades Secretas); nuestra lucha es contra las fuerzas del mal, el terrorismo, la violencia, la corrupción y toda clase de pecados que tienen esclavizada a la humanidad bajo el dominio de Satanás, príncipe de este mundo, no podemos seguir tolerando el pecado; el adversario ya está vencido, Jesús el Cristo lo venció en la Cruz del Calvario; Satanás es también el dios de este siglo; 2 Corintios 4:4; Juan 12:31; 16:11; Santiago 4:4; en el nombre del Señor, con el poder de Dios y en santidad, desenmascarémoslo y combatámoslo, amada Iglesia del Señor, no olvidemos nunca que nosotros sus elegidos, estamos predestinados para herir y aplastar la cabeza de la Serpiente; Génesis 3:14-15; Romanos 16:20; Apocalipsis 19:11-21; nuestra guerra es contra el mal ¡basta ya de engaños¡; manifestemos con mucho Amor, su Verdad, y su Justicia, Jesús el Cristo es la Verdad y viene pronto a restaurar lo que se había perdido, su Reino Eterno.


El Evangelio del Reino es la revelación final; el libro del Apocalipsis. Con la ayuda del Espíritu Santo es primordial morir a nuestro Yo, y andar en santidad, para así llegar a ser sus Verdaderos Testigos; Guerreros de Dios; Apocalipsis 7:1-17; 11:1-13. Que el Señor nos de cada día más hambre y sed de Justicia; pero que sea la Justicia Divina la que se manifieste en nosotros; porque el Profeta Isaías dice: “Si bien todos nosotros somos como trapos de suciedad, y todas nuestras justicias como trapo de inmundicia; y caímos todos nosotros como la hoja, y nuestras maldades nos llevaron como viento”; Isaías 64:6. Si, para la mayoría de los colombianos es bien claro que la justicia de los hombres en nuestro país, es una porquería, como los trapos de inmundicia, el pueblo colombiano está cansado de la corrupción política.






Las Sagrada Escrituras registran que los Tiempos del Fin serán como la época de Noé y Lot, meditemos en lo que dicen las escrituras; “Mas como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre. Porque como en los días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, casándose y dando en casamiento, hasta el día en que Noé entro en el arca, y no entendieron hasta que vino el diluvio se los llevo a todos, así será también la venida del Hijo del Hombre”; Mateo 24:37-39; “Asimismo como sucedió en los días de Lot; comían, bebían, compraban, vendían, plantaban, edificaban; mas el día en que Lot salió de Sodoma, llovió del cielo fuego y azufre, y los destruyo a todos. Así será el día en que el Hijo del Hombre se manifieste”; Lucas 17:28-30; será que la época que estamos viviendo no es muy parecida, similar a la época de Noé y Lot, que describe el Espíritu en la Biblia? ¡Horrenda cosa es caer en las manos del Dios vivo; ¡ Hebreos 10:31; el Señor nos libre de la ira divina, con su diestra poderosa.


Comencemos meditando como el diluvio en la época de Noé, los Juicios del Señor, terminaron con la maldad de esos tiempos y también más adelante la destrucción de Sodoma y Gomorra inmersas en las tinieblas del pecado; la época actual está totalmente subyugada por la concupiscencia de la carne, y el pecado; el Señor dijo que los tiempos finales serian como la época de Noé y de Sodoma y Gomorra; Mateo 24:37-39; Lucas 17:28-30; por eso el destruirá con su Fuego Divino la maldad de este mundo.


El Señor ama al pecador arrepentido, pero aborrece el pecado, por eso El destruirá la maldad de este mundo injusto y desquiciado por un materialismo loco, absurdo, egoísta y decadente, donde se ha hecho del dinero un dios. Noé fue siempre un Vencedor, obediente a la Divina Voluntad del Señor; las Escrituras dicen: “Y lo hizo así Noé; hizo conforme a todo lo que Dios le mando”; Génesis 6:22; la generación de Noé estaba dedicada al libertinaje y a la concupiscencia de la carne, totalmente apartada de Dios, por eso llegaron los Juicios Divinos y Dios a cabo con la maldad de esa época, como lo hará también en esta época final que estamos viviendo, la angustia de Jacob; Sofonías 1:14-18; los tiempos del Fin.


Meditemos en lo que registran la Sagradas Escrituras sobre el Diluvio; La ira Divina se manifestó; la Biblia dice: “Así fue destruido todo ser que vivía sobre la faz de la tierra, desde el hombre hasta la bestia, los reptiles y las aves del cielo, y fueron raidos de la tierra, y quedo solamente Noé, y los que con el estaban en el arca”; Génesis 7:23. Y el Señor estableció un pacto con Noé y su descendencia; “Estableceré mi pacto con vosotros, y no exterminare ya mas toda carne con agua de diluvio, ni habrá más diluvio para destruir la tierra; Génesis 9:11. La familia de Noé estaba representada por 8 personas y en la Gema tría Bíblica, el 8 representa al Señor; la familia representa la Iglesia; la verdadera Iglesia comienza en nuestras casas; por eso el Señor está restaurando su verdadera Iglesia en Colombia y el mundo entero llevándola por medio de su Espíritu a la Iglesia original, primitiva que se reunía en las casas.


Sigamos orando sin cesar y escudriñando las Sagradas escrituras, para que sea el Espíritu quien nos guie a toda la verdad; ahora meditemos en lo que sucedió con Sodoma y Gomorra pueblos apartados de Dios en las tinieblas del pecado; las Escrituras dicen: “Mas los hombres de Sodoma eran malos y pecadores, contra el Señor en gran manera”; Génesis 13:13; la maldad de estos hombres era tan grande que la ira divina tenía que manifestarse y destruir estos pueblos; hijos de la Simiente de la Serpiente; pero el Señor espero hasta que Lot y su familia estuvieran a salvo; el Señor siempre protege a sus verdaderos Hijos, Simiente de la Mujer; así nos protegerá a nosotros con su diestra poderosa en la gran tribulación.


Recordemos siempre que Dios es Amor, pero también es fuego consumidor; Deuteronomio 4:23-24; El es el León de Judá; su Justicia Divina no puede ser burlada. Miremos que registran las Escrituras sobre la destrucción de Sodoma y Gomorra por el poder divino, fuego consumidor; “Entonces el Señor hizo llover sobre Sodoma y sobre Gomorra azufre y fuego de parte del Todopoderoso desde los cielos; y destruyo las ciudades, y toda aquella llanura, con todos los moradores de aquellas ciudades, y el fruto de la tierra. Y miro hacia Sodoma y Gomorra, y hacia toda la tierra de aquella llanura miro; y he aquí que el humo subía de la tierra como el humo de un horno; Génesis 19:24-28; los Juicios Divinos son aterradores, inevitables, inexorables; el principio de la sabiduría es el santo temor del Señor; Proverbios 1:7; 9:10; Job 28:28; Salmo 111:10. Anhelemos que el Lucero de la Mañana salga en nuestros corazones; 2 Pedro 1:19.


Los Juicios que se avecinan para la humanidad serán terribles, horrendos, estremecedores porque el Señor está Indignado; y viene con vara de hierro; Apocalipsis 2:26-27; 19:11-21; Nahúm 1:2; Marcos 10:14; con lo que hemos hecho a través de la historia pecaminosa de la humanidad; sin duda alguna la Justicia Divina se manifestara en la fase final del Apocalipsis; El Señor es misericordioso y perdona al pecador arrepentido; es el tiempo de arrepentirse; Juan el Bautista predicaba el evangelio del arrepentimiento; nosotros sus Verdaderos Testigos, debemos hacerlo también.


El aborrece el pecado; El viene con nosotros sus verdaderos testigos con vara de hierro a terminar la maldad de este mundo en las tinieblas del pecado; Apocalipsis 2:26;27; 12:5; 19:11-21; entonces El regresara a Reinar con nosotros Simiente de la Mujer; sus verdaderos hijos por toda la eternidad; durante la Gran Tribulación seremos protegidos por la diestra poderosa del Señor; donde El tiene la ley de fuego; El protegerá a sus vencedores; las 7 estrellas, sus Verdaderos Testigos; Apocalipsis 1:16; 7:1-17; 11:1-13.


Para poder entender la furia divina se debe comprender que el Señor es amor pero también fuego consumidor; las Escrituras dicen: “Porque el Señor tu Dios es fuego consumidor, Dios celoso”; Deuteronomio 4:24; las Sagradas Escrituras también dicen: “Pues conocemos al que dijo: Mía es la venganza, yo daré el pago, dice el Señor. Y otra vez: El Señor juzgara a su pueblo. ¡Horrenda cosa es caer en manos del Dios vivo!; Deuteronomio 32:35-36; Hebreos 10:30-31.


Se debe recordar siempre que Israel era la hueste del Señor puestas a sus ordenes combatiendo y luchando sus batallas; Éxodo 12:41; Josué 5:14. Parece que todos los jóvenes mayores de 20 años eran considerados como capaces de portar armas; Números 1:3; habían convocatorias a golpe de trompeta; Números 10:9; tenemos que tener muy presente que El Señor es quien ordena a Moisés hacer las trompetas de plata para convocar la congregación; Números 10:1-2.


Hasta la época de los Reyes parece haberse mantenido una organización natural o familiar; pero en la época del Rey Saúl encontramos una guardia personal y un General del Ejercito; 1 Samuel 13:25; 17:55; 1 Corintios 14:8.


Vamos a mirar a la luz de las Escrituras, el conflicto, la batalla, la lucha, el combate, la guerra entre las dos simientes, los hijos de Dios, la simiente de la mujer, y los hijos del Diablo, la Simiente de la Serpiente; Génesis 3:14-15; también llamados los hijos de la tinieblas, todos sabemos que Abraham, Moisés, Josué, David, Gedeón y muchos otros hombres y mujeres elegidos por Dios, eran guerreros escogidos por Dios, desde antes de la fundación del mundo, sus Hijos Ungidos, y escogido por El Señor de una forma sobrenatural para combatir el Adversario, la Simiente de la Serpiente; Hijos del Diablo. El Altísimo, el Todopoderoso, Señor de los Ejércitos Celestiales destruirá con su fuego divino la maldad de este mundo, la causa de la ira Divina es el pecado, por eso tiene que destruir el pecado, entonces Reinara con sus verdaderos hijos por toda la eternidad; El es el verdadero Vencedor.


Meditemos en las experiencias Divinas de Abraham siempre obediente al llamado del Señor; “Pero el Señor había dicho a Abram: Vete de tu tierra y de tu parentela, y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostrare. Y hare de ti una nación grande, y te bendeciré, y engrandeceré tu nombre, y serás bendición. Bendeciré a los que te bendijeren, y a los que te maldijeren maldeciré; y serán benditas en ti todas las familias de la tierra”; Génesis 12:1-3; entonces Abram al escuchar la voz del Señor obedeció y comenzó su camino de Revelación, Luz Divina, las palabras del Señor nos muestran con claridad el conflicto entre las dos simientes; bendeciré a los que te bendigan y maldeciré a los que te maldigan; los hijos de Dios tienen sus enemigos, los hijos del diablo, el Adversario; El Señor no bendice a los Hijos del Diablo sino que los maldice (Simiente de la Serpiente).


Abraham también fue un Guerrero de Dios; meditemos lo que dicen las Escrituras: “Oyó Abram que su pariente estaba prisionero, y armo a sus criados, los nacidos en su casa, trescientos dieciocho, y los siguió hasta Dan Y cayó sobre ellos de noche, él y sus siervos, y les ataco, y les fue siguiendo hasta Hoba al norte de Damasco. Y recobro todos los bienes, y también a Lot su pariente y sus bienes, y a las mujeres y demás gente”; Génesis 14:14-16; Abram armo a sus criados para luchar contra los que habían apresado a su sobrino Lot, el era un guerrero de Dios; y venció a sus Adversarios, hijos del Diablo; Simiente de la Serpiente; miremos que más nos dicen las Escrituras sobre sus Batallas “Cuando volvía de la Derrota de Quedorlaomer y de los reyes que con el estaban, salió el rey de Sodoma a recibirlo al valle de Save, que es el valle del Rey. Entonces Melquisedec, Rey de Salem y sacerdote del Dios Altísimo, saco pan y vino; y le bendijo, diciendo: Bendito sea Abram del Dios Altísimo, creador de los cielos y la tierra; y bendito sea el Dios Altísimo, que entrego tus enemigos en tu mano. Y le dio Abram los diezmos de todo; Génesis 14:17-20; Melquisedec dice que el Dios Altísimo entrego los enemigos de Abram en su mano; así será en estos tiempos finales que estamos viviendo, El Señor entregara a nuestros enemigos (Hijos del Diablo; Simiente de la Serpiente) en nuestras manos, porque estamos predestinados para herir y aplastar la cabeza de la serpiente; Génesis 3:14-15; Romanos 16:20; Apocalipsis 19:11-21. ¡No más engaños ¡no todos somos hijos de Dios, existen los hijos del Diablo, la Simiente de la Serpiente; Jesús les dice a los Fariseos: “Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer. El ha sido homicida desde el principio, y no ha permanecido en la verdad, porque no hay verdad en el. Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso y padre de mentira “Juan 8:44. En la batalla final, la más importante de la historia de la humanidad; el Armagedón, será vencida la Serpiente Antigua; Satanás con todos sus hijos pecadores; y el Señor Jesucristo Reinara con nosotros por toda la eternidad; primero en el Milenio y después en la Nueva Jerusalén.


Moisés Guerrero de Dios bajo órdenes Divinas se enfrento al Faraón, que representa la Bestia Demoniaca de la época, el sistema de este mundo, Moisés siempre obedeció las órdenes del Señor y por eso El Señor por medio de Moisés y Aarón venció al Faraón y a sus Ejércitos. Meditemos en el llamado que El Señor le hizo a Moisés, su elegido para cumplir una Misión Divina muy especial; “Y se le apareció el Ángel del Señor en una llama de fuego en medio de una zarza; y el miro, y vio que la zarza ardía en fuego, y la zarza no se consumía. Viendo el Señor que él iba a ver, lo llamo Dios de en medio de la zarza, y dijo!: Moisés, Moisés ¡ Y él respondió: Heme aquí”; Éxodo 3:1-22.


Vemos con claridad, luz divina un llamado extraordinario divino y sobrenatural; donde el Señor se dirige a Moisés y le da órdenes claras y contundentes para que así pudiera cumplir su Misión Divina; así será en estos tiempos finales que estamos viviendo el Señor dará ordenes contundentes y precisas por medio de su Espíritu Santos a sus Verdaderos Testigos; el Glorioso Ejercito de Dios; Apocalipsis 7:1-17; 11-1-13; miembros de su Iglesia Gloriosa; Efesios 5.27; sigamos orando sin cesar para que el Señor por medio de su Espíritu Santo levante hombres como, Elías, Eliseo, Moisés, Juan el Bautista, Pablo, Pedro en estos Tiempos del Fin, esta es una profecía que se cumplirá en esta época; el levantamiento de su Iglesia Gloriosa; con poder; el mismo poder que se manifestó en Elías y Moisés; entonces el mundo entero temblara.


Miremos que dicen las Escrituras: La primera acción de Moisés como Guerrero de Dios fue matar al egipcio que golpeaba a uno de los hebreos, sus hermanos; “Entonces miro a todas partes, y viendo que no parecía nadie, mato al egipcio y lo escondió en la arena”; Éxodo 2:12; Moisés siempre en oración buscaba escuchar la voz del Señor y obedecer sus órdenes Divinas; miremos lo que registran las Sagradas Escrituras; “Entonces Moisés se volvió al Señor, y dijo: Señor, ¿Por qué afliges a este pueblo? ¿Para qué me enviaste?”; Éxodo 5:22.


Algunos amados hermanos se equivocan buscando y siguiendo milagros, no todos los milagros son de Dios, Satanás también tiene poderes, hace milagros porque el Señor se lo permite, en las Escrituras lo vemos con claridad; “Hablo el Señor a Moisés y Aarón, diciendo: Si Faraón os respondiere diciendo: Mostrad milagros; dirás a Aarón: Toma tu vara, y échala delante de Faraón, para que se haga culebra. Vinieron, pues, Moisés y Aarón a Faraón, e hicieron como el Seño lo había mandado. Y hecho Aarón su vara delante del Faraón y de sus siervos, y se hizo culebra. Entonces llamo también Faraón sabios y hechiceros, e hicieron también lo mismo los hechiceros de Egipto con sus encantamientos; (Poderes Satánicos) Pues hecho cada uno su vara, las cuales se volvieron culebras; mas la vara de Aarón devoro las varas de ellos” Éxodo 7:8-13; aquí vemos con claridad absoluta que los esbirros del Faraón sus sabios y hechiceros, hijos del Demonio; (Simiente de la Serpiente) tenían poderes Satánicos; pero el Señor los venció por medio de sus Siervos Moisés y Aarón, sus verdaderos hijos.


El corazón del Faraón se endureció; Éxodo 14:4; (Porque ese era el plan de Dios) y no quería dejar salir al pueblo Hebreo de Egipto y es entonces cuando el Señor envía las terribles plagas a Egipto siendo sus instrumentos Moisés y Aarón representando a sus hijos, la Simiente de la Mujer; Faraón y Egipto representan la Bestia y el sistema materialista de este mundo, gobernado por Satanás; Santiago 4:4. Moisés dijo al pueblo; “El Señor peleara por vosotros, y vosotros estaréis tranquilos”; Éxodo 14:14; recordemos siempre la Batalla es del Señor, y el Jinete del Caballo Blanco es Jesucristo, EL es el gran Vencedor; Apocalipsis 19:11:21; nosotros su Iglesia Gloriosa comandados por Jesús el Cristo venceremos en la Batalla final; el Armagedón; la última Batalla de la historia de la humanidad y las mas importante, la última batalla es siempre la más importante; la única en que seremos verdaderamente libres por toda la Eternidad; Inmortales en el Reino Eterno del Señor. No nos dejemos engañar mas, estemos muy atentos porque Satanás se disfraza de Ángel de Luz; y trata de imitar todo lo del Señor, el es el gran engañador, por eso es que el caballo blanco de Apocalipsis 6:2; es el Anticristo; que gran engaño el que se avecina.


Porque ese cuento que a través de toda la historia de la humanidad nos han enseñado sobre la libertad, los poderosos, los dueños del dinero que gobiernan este mundo en las tinieblas del pecado, que no les interesa sino el poder, y el dinero, ellos siempre han instigado a los pueblos a luchar por la libertad, y esto no es más que un gran engaño; claro los que ostentaban el poder nunca estaban en el fragor de la batalla, ni tampoco sus familias ni amigos, los muertos eran otros; ¡Cual libertad si todos estamos condenados a la muerte¡ solo la verdad nos hará libres; Jesús el Cristo es la Verdad.


Ahora meditemos y en oración busquemos que sea el Espíritu quien nos guie y nos enseñe como el Altísimo Señor, Dios Todopoderoso, defiende, protege y destruye a los que se rebelaron contra Moisés Guerreo de Dios, simiente de la mujer, Hijo de Dios; elegido por el Señor desde antes de la fundación del mundo; recordemos siempre que el Señor es amor pero también fuego consumidor y si no fuera así entonces no existiría la Justicia Divina; desafortunadamente esto no lo han comprendido algunos amados hermanos que se quedaron solamente en el amor, claro la esencia del Señor es el amor y su misericordia; y el también es tardo para la ira; pero El juzgara al pecador que no se arrepienta; nuestros amados hermanos que enseñan el Evangelio gelatinoso y meloso del “amor” no han querido entender la Justicia Divina.


Sigamos mirando como el Señor destruye todo el Ejercito del Faraón al cruzar el mar rojo; “Siguiéndolos, pues, los egipcios, con toda la caballería y carros de Faraón, su gente de a caballo, y todo su ejército, los alcanzaron acampados junto al mar, al lado de Pi-hahirot, delante de Baal-zefon. Y Moisés dijo al pueblo: No temáis; estad firmes, y ved la salvación que el Señor hará hoy con vosotros; porque los egipcios que hoy habéis visto, nunca más para siempre los veréis. El Señor peleara por vosotros, y vosotros estaréis tranquilos. Entonces el Señor dijo a Moisés: ¿Porque clamas a mí? Di a los hijos de Israel que marchen”; Éxodo 14:1-31; es bueno leer todo el Capitulo; meditemos en el cantico de Moisés y María El Señor de los Ejercito, es nuestro Comandante Supremo, y así como el destruyo los Ejércitos del Faraón, (La Bestia) así también el destruirá los Ejércitos del Anticristo en la Batalla Final; el Armagedón; la Batalla es del Señor; El es el Verdadero Vencedor; Señor de los Ejércitos.


Miremos que registran la Sagradas Escrituras sobre la rebelión de Core, Datan, Abiram y otros 250 conspiradores jefes de la comunidad (Hijos del Diablo; Simiente de la Serpiente). Cuando Moisés supo sobre la conspiración lo primero que hace esta registrado en las Escrituras “Cuando oyó esto Moisés, se postro sobre su rostro”; Números 16:4 Por eso es que se debe estar siempre en oración, orad sin cesar, eso decía el Apóstol Pablo la presencia del Espíritu en nuestra vidas es fundamental para así estar en comunión intima con el Señor, sin ningún intermediario, lo que necesitamos es andar en Santidad para escuchar la voz del Espíritu y así obedecer sus órdenes Divinas y esto está sucediendo en sus Verdaderos Testigos; miembros de su Iglesia Gloriosa.


Moisés avisa al pueblo que se aparten de los conspiradores perversos; porque fue lo que el Señor le ordeno; “Y el Señor hablo a Moisés y Aarón, diciendo: Apartados de entre esta congregación, y los consumiré en un momento”; Números 16:20-35; tremendo, el Altísimo ordena y ejecuta con fuego ardiente a los conspiradores perversos; pero antes notifica al pueblo a través de Moisés que se aparten de las tiendas de estos hijos del demonio; “Entonces el Señor hablo a Moisés, diciendo: Habla a la congregación y diles: Apartaos de en derredor de la tienda de Core, Datan, y Abiram”; Números 16:23-24. Estos acontecimientos definitivamente son muy fuertes; pero tenemos que entender que el Señor terminara con todas las rebeliones, El es el Rey del Universo; creador de todo lo que existe, entendamos que El aborrece el pecado, El no tolera el pecado; odia la concupiscencia de la carne y El en su Justicia Divina castiga y destruye el pecado; El va a restaurar lo que se había perdido, su Reino.


Veamos que registran la Sagradas Escrituras sobre estos hechos aterradores; “Apenas Moisés termino de decir estas palabras, la tierra repentinamente se abrió debajo de ellos. La tierra abrió la boca y se trago a los hombres, junto con todos los de su casa y todos sus seguidores que estaban juntos a ellos y todo lo que poseían. Así que descendieron vivos a la tumba, junto con todas sus pertenencias.


La tierra se cerró encima de ellos y desaparecieron de entre el pueblo de Israel; y toda la gente que los rodeaba huyo cuando oyeron sus gritos. ¡La tierra nos tragara a nosotros también¡ exclamaron. Entonces un fuego ardiente salió del Señor y consumió a los doscientos cincuenta hombres que ofrecían incienso”; Números 16:31-35. Esto es algo escalofriante, horrendo, aterrador y no lo podremos entender sino comprendemos en el Espíritu el Conflicto de los Siglos.






Josué también fue un Guerrero de Dios siempre obediente a la voluntad del Señor; el Señor habla a Josué hijo de Nun y le dice: “Mi siervo Moisés ha muerto; ahora, pues, levántate y pasa este Jordán, tu y todo este pueblo, a la tierra que yo les doy a los hijos de Israel. Yo os he entregado, como lo había dicho a Moisés, todo lugar que pisare la planta de vuestro pie”; Josué 1:2-9.


Miremos como el Señor dirige al Ejército de Josué en la toma de Jericó; meditemos en lo que Josué dice al pueblo antes de comenzar la Batalla: “Y Josué dijo al pueblo: Santificaos, porque el Señor hará mañana maravillas entre vosotros”; Josué 3:5; Esto es muy importante que lo comprendamos y que lo vivamos; el Señor quiere un Ejercito Santo; oremos sin cesar para que el Señor sea quien nos santifique y así podamos ser parte del Ejercito de Dios y combatir al lado del Señor en la última Batalla de la historia de la humanidad; el Armagedón; que de acuerdo a las Profecías en la Biblia sobre los tiempos finales está muy próxima; preparémonos en santidad; tenemos que morir al Yo; para que El Señor Reine en nuestros corazones, y esa obra solo la podremos lograr siendo uno con el Señor; El Señor es nuestra santidad.


Esta Batalla comandada por Josué es totalmente dirigida por el Señor; las Escrituras dicen: “Como cuarenta mil hombres armados, listos para la guerra, pasaron hacia la llanura de Jericó delante del Señor”; Josué 4:13; las instrucciones del Señor están bien claras en Josué 6:2-27; así dicen las Sagradas Escrituras: “Entonces el pueblo grito, y los sacerdotes tocaron las bocinas; y aconteció que cuando el pueblo hubo oído el sonido de la bocina, grito con gran vocerío, y el muro se derrumbo. El pueblo subió luego a la ciudad, cada uno derecho hacia adelante, y la tomaron. Y destruyeron a filo de espada todo lo que en la ciudad había; hombres y mujeres, jóvenes y viejos, hasta los bueyes, las ovejas, y los asnos”; Josué 6:20-21. Josué experimento una experiencia divina con el príncipe de los Ejércitos Celestiales; Las Escrituras dicen: “Estando Josué cerca de Jericó, alzo sus ojos y vio un varón que estaba delante de el, el cual tenía una espada desenvainada en su mano. Y Josué yendo hacia él, le dijo: ¿Eres de los nuestros, o de nuestros enemigos? El respondió: No; más como “Príncipe del Ejército del Señor” he venido ahora. Entonces Josué, postrándose sobre su rostro en tierra, le adoro; y le dijo: ¿Qué dice mi Señor a su siervo? Y el “Príncipe del Ejercito del Señor” respondió a Josué: Quita el calzado de tus pies, porque el lugar donde estas es santo. Y Josué así lo hizo”; Josué 5:13-15. Este Varón Príncipe del Ejercito del Señor; es Jesús el Cristo; algunos amados hermanos ha enseñado equivocadamente que es un Ángel del Señor; pero ningún Ángel del Señor acepta adoración; Apocalipsis 19:9-10.


Que Revelación Divina cuando la entendemos en el Espíritu; el Señor entrego a Josué en su mano, a Jericó y a su Rey con sus varones de guerra y todos fueron ejecutados por ordenes Divinas. El Señor extermina a los hijos de la Simiente de la Serpiente sin piedad alguna, pero tiene misericordia con los que colaboran con El, creen en Él y se arrepienten; por eso el Señor a través de Josué salvo la vida de Rahab la ramera y a la casa de su padre y todos los que ella tenía; está muy claro que la ramera Rahab creyón, las Escrituras dicen: “Se que el Señor os ha dado esta tierra; porque el temor de vosotros ha caído sobre nosotros, y todo los moradores del país ya han desmayado por causa de vosotros”; Josué 2:9. Con la ayuda del Espíritu Santo y en comunión los unos con los otros, llenos del amor del Señor, podemos Iluminados por el Espíritu comprender la batalla entre las dos simientes; el Conflicto de los Siglos.






Ahora sigamos escudriñando las Sagradas Escrituras y meditemos en la vida de otro gran Guerrero de Dios; David, el Ungido. El Señor ordeno a Samuel Ungir a su Elegido para que fuera Rey de Israel, creemos con las fuerzas del Espíritu, que Samuel escucho la voz de Dios y obedeció las ordenes Divinas; desafortunadamente mucho después Saúl lleno de soberbia fallo y se volvió un apostata; miremos lo que dicen las Sagradas Escrituras: “Y Samuel tomo el cuerno del aceite, y lo ungió en medio de sus hermanos; y desde aquel día en adelante el Espíritu del Señor vino sobre David. Se levanto luego Samuel, y se volvió a Rama”; 1 Samuel 16:1-13.


La lucha entre David y Goliat es importante comprenderla Iluminados por el Espíritu Santo, David representa los verdaderos Testigos de Dios, Jesús el Cristo, sus verdaderos hijos, (Pecadores arrepentidos) la Compañía del Hijo Varón, la Simiente de la Mujer (La Iglesia), el glorioso Ejercito de Dios; y Goliat representa la Simiente de la Serpiente, los hijos del Diablo; los soberbios y orgullosos (EL Mundo donde Reina las tinieblas del pecado).


Miremos lo que registran las Sagradas Escrituras en el Nuevo Testamento; Oh almas adulteras; ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad contra Dios? Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios; Santiago 4:4. Las Sagradas Escrituras registran lo que Jesús dijo a los judíos: “Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer. El ha sido homicida desde el principio, y no ha permanecido en la verdad, porque no hay verdad en el. Cuando habla mentira, de lo suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira” Juan 8:39-47; Apocalipsis 2:9.


En la época de David los héroes que se hallaban con él en la cueva de Adulam, formaron el núcleo de sus valientes; 2 Samuel 23:8-39; ellos estaban dedicados al servicio del Rey puesto por Dios; si, David era un guerrero de Dios, un Rey Guerrero puesto por Dios, para combatir sus Guerras Santas. Más tarde David organizo un ejército de 24.000, hombres por división, bajo órdenes de 12 Capitanes; 1 Crónicas 27:1-15. El Rey David tenia bajo sus órdenes un Ejercito de 1.570.000 hombres que sacaban espada; 1 Crónicas 21:5.


Después de la división, Judá durante el Reinado de Abadías, disponía de 400.000 hombres de guerra, valerosos y escogidos; mientras que Israel tenía al mismo tiempo 800.000, hombres de guerra; queda claro que Dios levanta sus Ejércitos, conformados por los hijos de Dios, Simiente de la Mujer, la Iglesia; Génesis 3:14-15. Llegó la hora en que se debe comprender enseñados por la Unción del Espíritu; 1 Juan 2:27; que Satanás también tiene sus Ejércitos, conformados por los hijos del Demonio; la Simiente de la Serpiente, toda la maldad de este mundo, el pecado está en la concupiscencia de la carne, y Satanás siempre está enviando dardos de luz negra a nuestras mentes; para llevarnos al pecado; Santiago 4:4; Génesis 3:15; Romanos 16:20; Apocalipsis 19:11-21.


La batalla entre las dos simientes la vemos claramente en la lucha entre David, Simiente de la Mujer; hijo de Dios; y Goliat, simiente de la serpiente; hijo del Diablo; Miremos las Sagradas Escritura así dicen: “ Entonces dijo David (Hijo de Dios) al filisteo: (Hijo del Diablo) Tu vienes a mí con espada y lanza y jabalina; mas yo vengo a ti en el nombre del Señor de los Ejércitos, el Dios de los escuadrones de Israel, a quien tú has provocado. El Señor te entregara hoy en mi mano, y yo te venceré, y te cortare la cabeza, y daré hoy los cuerpos de los filisteos a las aves del cielo y a las bestias de la tierra; y toda la tierra sabrá que hay Dios en Israel. Y sabrá toda esta congregación que el Señor no salva con espada y con lanza; porque de El Señor es la Batalla, y El os entregara en nuestras manos. Así venció David al filisteo con honda y piedra; e hirió al filisteo y lo mato, sin tener David espada en su mano. Entonces corrió David y se puso sobre el filisteo; y tomando la espada de él y sacándola de su vaina, lo acabo de matar y le corto con ella la cabeza. Y cuando los filisteos vieron a su paladín muerto huyeron”; 1 Samuel 17:42-58.


En las Guerras Santas el Vencedor es siempre el Señor, el no pierde ninguna Batalla; no olvidemos nunca que nuestro amado Maestro Jesús el Cristo, le dijo a los Judíos, (volvemos a repetirlo porque en estos tiempos finales se debe martillar el Yunque continuamente), por considerarlo sumamente importante para comprender el Conflicto de los Siglos, las Escrituras dicen: “Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer. El ha sido homicida desde el principio, y no ha permanecido en la verdad, porque no hay verdad en el. Cuando habla mentira, de lo suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira”; Juan 8:39-47; es importante que comprendamos en el Espíritu estas enseñanzas para así poder comprender el “Conflicto de los Siglos”; y hacia dónde se dirige la humanidad de acuerdo al plan de Dios, su propósito Divino, que en última instancia es restaurar lo que se había perdido, su Reino.


Vamos hacia la última batalla de la historia del Planeta Tierra, ahora llamado con más claridad el planeta azul; nos dirigimos hacia la última batalla de la historia de la humanidad; el Armagedón, Apocalipsis 19:11-21; la batalla de las batallas y la única batalla en la que realmente vale la pena combatir; donde el Señor vencerá, con su Ejercito Celestial, al príncipe de este mundo, dios de este siglo; El Anticristo; El Jesús el Cristo, es el verdadero Vencedor, Rey de Reyes y Señor de Señores, El Todo poderoso creador del Universo; entonces reinaremos con El Señor por toda la eternidad; porque El con su preciosísima sangre nos lavo de todos nuestros pecados y nos hizo Reyes y Sacerdotes y reinaremos con El sobre la tierra; Apocalipsis 5:10, y después en la Nueva Jerusalén por toda la eternidad; Apocalipsis 21:9-27.


Ahora veamos como Judas Iscariote es Diablo, o sea de la simiente de la serpiente; esto tiene que ver mucho con la preexistencia; porque fue en la preexistencia que Judas escogió traicionar al Señor; él es un engendro de Satanás, miremos que dicen las Sagradas Escrituras, Jesús les dice a sus Apóstoles; “No os he escogido yo a vosotros los doce; y uno de vosotros es diablo? Hablaba de Judas Iscariote, hijo de Simón; porque este era el que le iba a entregar, y era uno de los doce”; Juan 6:70-71; Judas Iscariote representa al Hijo de Perdición, lo traiciona desde antes de la fundación del mundo, por eso termina ahorcándose; Mateo 27:5; el Señor es misericordioso, Pedro también traiciona al Señor pero se arrepiente y nuestro amado Jesús lo perdona; en 1 Juan 3:8-13; las Escrituras dicen: “El que practica el pecado es del diablo; porque el diablo peca desde el principio. Para esto apareció el Hijo de Dios, para deshacer las obras del diablo. Todo aquel que es nacido de Dios; (Simiente de la Mujer) no practica el pecado, porque la simiente de Dios permanece en él; y no puede pecar, porque es nacido de Dios. En esto se manifiestan los hijos de Dios, y los hijos del diablo (Simiente de la Serpiente); todo aquel que no hace justicia, y que no ama a su prójimo, no es de Dios”.


Esto nos aclara porque siempre ha existido la lucha entre los hijos de Dios, y los hijos del diablo; la eterna lucha entre el bien y el mal; y en estos tiempos finales cada día se acentúa más el caos que estamos viviendo confusión total. Jesús dijo: “No penséis que he venido para traer paz a la tierra; no he venido para traer paz sino espada. Porque he venido a poner en disensión al hombre contra su padre, a la hija contra su madre, y la nuera contra su suegra”; Mateo 10:34:38; Lucas 12:49:53; con estas palabras contundentes de nuestro amado Maestro, Jesús el Cristo tenemos que empezar a comprender el Conflicto de los Siglos; que muy pronto terminara con el Reinado del Señor de los Ejércitos, por toda la Eternidad.






Ahora veamos como en el Antiguo Testamento, el Señor levanta su Ejército comandado por Gedeón y sus elegidos, para combatir a los Madianitas (Simiente de la Serpiente) enemigos del pueblo Judío. Gedeón hijo de Joas Abiezerita de Ofra, un día Gedeón estaban sacudiendo el trigo y el Ángel de Dios se le apareció y le dijo: Jueces 6:12-40; es importante leer todo el Capitulo; “El Señor está contigo, varón esforzado y valiente”; y Gedeón le respondió: “Ah Señor mío, si el Señor está con nosotros, porque nos ha sobrevenido todo esto?; Y donde están todas sus maravillas, que nuestros padres nos han contado, diciendo: ¿No nos saco el Señor de Egipto?. Y ahora el Señor nos ha desamparado, y nos ha entregado en manos de los Madianitas. Y mirándolo el Señor le dijo: Ve con esta tu fuerza, y salvaras a Israel de la mano de los Madianitas. ¿No te envió Yo? Entonces le respondió: Ah Señor mío; ¿con que salvare yo a Israel? He aquí que mi familia es pobre en Manases, y yo el menor en la casa de mi padre. El Señor le dijo: Ciertamente Yo estaré contigo, y derrotare a los Madianitas como un solo hombre. Yo te ruego que si he hallado gracia delante de ti, me des señal de que tú has hablado conmigo”


En este capítulo podemos ver con la luz del Espíritu como Gedeón es siempre obediente a las ordenes del Señor, sin embargo las ordenes Divinas Sobrenaturales, son tan complejas y difíciles de comprender y aceptar, porque realmente no las merecemos, ya que solo somos barro en sus manos, El es el Alfarero; por eso Gedeón le pidió pruebas al Señor; tremendo verdad la prueba del vellón; Jueces 6:36-40. Hay muchos engaños ya que Satanás es el príncipe de este mundo, dios de este siglo, por eso debemos probar los espíritus, en el Nuevo Testamento está muy claro, las Escrituras dicen así: “Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios; porque muchos falsos profetas han salido por el mundo; 1 Juan 4:1-3.


El Señor le da ciertas indicaciones a Gedeón para elegir a sus valiente Guerreros y de un Ejército de 32.000, primero desecho 22.000 quedando diez mil, después les puso otra prueba y solo quedaron 300 guerreros que pasaron la prueba, los elegidos del Señor; Jesús dijo: “Así, los primeros serán postreros, y los postreros, primeros; porque muchos son llamados, mas pocos escogidos”; Mateo 20:16; con estas palabras de nuestro amado Maestro Jesús el Cristo, podemos comprender las ordenes que el Señor le dio a Gedeón para elegir un pequeño Ejercito y así vencer a los a los Madianitas, a los Amalecitas y a los hijos de oriente; la Biblia dice: “Y su compañero respondió y dijo: “Esto no es otra cosa que la espada de Gedeón hijo de Joas, varón de Israel. Dios ha entregado en sus manos a los Madianitas con todo el campamento”; Jueces 7:14; escuchemos el grito de Guerra de los miembros del Ejercito de Dios; “!Por la espada del Señor y de Gedeón¡”; Jueces 7:20; amados Compañeros de Milicia, como decía el Apóstol Pablo, porque el tenia claro que era un miembro del Ejercito de Dios; recordemos siempre que la Batalla es del Señor, El nos dará las ordenes para actuar en santidad, El es el único y verdadero Vencedor, toda la Gloria sea para el Señor; combatiremos en santidad bajo las ordenes del Señor de los Ejércitos. Oremos sin cesar para que nosotros los que hemos sido llamados a ser sus Vencedores, sus Verdaderos Testigos, sus Guerreros, podamos gritar, un grito fuerte de Guerra Santa, como lo hacían los miembros del Ejercito del Señor comandado por Gedeón bajo órdenes divinas; “! Por la espada del Señor y de sus Vencedores ¡” Jueces 7:20.


Sigamos orando sin cesar y escudriñando la Sagradas Escrituras como lo hacían los discípulos de Berea, alimentémonos de la Palabra para que se haga vida en nosotros y el Señor nos siga Revelando la Visión para su Iglesia Gloriosa; Efesios 5:27; que El está restaurando con poder en los Tiempos del Fin que es la época que estamos viviendo; meditemos en las guerras donde el Señor de los Ejércitos interviene directamente con su poder divino y sobrenatural destruyendo la Simiente de la Serpiente; estas guerras son muy parecidas a la que se avecina la Batalla del Armagedón; donde el Señor cabalgando el caballo blanco rodeado de sus Ejercito Celestial; destruirá los Ejércitos del Anticristo, la Bestia y los Reyes de la tierra lanzándolos vivos dentro de un lago de fuego que arde con azufre; Apocalipsis 19:20-21.






Meditemos en oración lo que las Escrituras nos enseñan sobre la vida de Elías, Profeta de Dios y Guerrero del Señor. Su nombre significa “Mi Dios es el Señor” o “El Señor es mi Dios”. El aparece sin genealogía alguna, como si saliera de la nada. El Profeta Elías aparece en una de las horas más oscuras de la triste historia de Israel; se nos presenta al principio de 1 Reyes 17:1; dicen así las Escrituras: “Entonces Elías tisbita, que era de los moradores de Galaad, dijo a Acab: Vive el Señor Dios de Israel, en cuya presencia estoy, que no habrá lluvia ni roció en estos años, sino por mi palabra”. Y Santiago en el Nuevo Testamento escribe: “Elías era hombre sujeto a pasiones semejantes a las nuestras, y oro fervientemente para que no lloviese, y no llovió sobre la tierra por tres años y seis meses”; Santiago 5:17.


Cuanto me gozo en el Señor y en su Espíritu, al comprender que Elías no era ningún súper hombre, sino un hombre sujeto a pasiones semejantes a las nuestras y el Señor en su misericordia lo saco de la concupiscencia de la carne y lo llevo a andar en el Espíritu, como ha hecho con muchos de nosotros pecadores arrepentidos. Ahora el mismo Espíritu que estaba sobre Elías, Eliseo, Moisés, Juan el Bautista, estará sobre nosotros en los Tiempos del Fin, su Iglesia Gloriosa; la Compañía del Hijo Varón; el Glorioso Ejercito del Señor.


Al leer los capítulos precedentes de 1 Reyes 17; descubrimos el estado deplorable en el que se encontraba entonces el pueblo de Dios; Israel se había apartado triste y dolorosamente del Señor, nunca habían caído tan bajo en su Apostasía, que comenzó con la idolatría del sacerdocio, al instalar en el servicio divino hombres que nunca habían sido llamados y bendecidos por el Señor. Habían pasado 58 años desde que el Reino fue partido en dos; a la muerte de Salomón. Durante ese breve periodo, nada menos que 7 Reyes reinaron sobre las 10 tribus de Israel, y todos ellos, sin excepción, eran hombres malvados, perversos; Hijos del Demonio. Es en verdad doloroso y triste recordar sus Reinos malignos; y aun más terrible y trágico ver cómo ha habido una repetición de la misma historia de corrupción en el Judaísmo y el Seudo Cristianismo de la época actual; hoy día la Apostasía esta por todas partes; la Apostasía convirtió a los líderes de las Iglesias en comerciantes del Evangelio; pero no nos asombremos esta Apostasía había sido profetizada por el Apóstol Pablo como una señal contundente de las Tiempos del Fin; 2 Tesalonicenses 2:3.


En medio de esta oscuridad espiritual y degradación moral, el Señor tenía predestinado para aparecer en la escena y enfrentar a la Bestia representada por el Rey Acab y su esposa pagana Jezabel; un Verdadero Testigo de Dios; Elías Profeta de Dios y Guerrero del Señor; Elías fue levantado durante el reinado de el mas impío de los Reyes de Israel; un Hijo del Diablo, (Simiente de la Serpiente) Satanás tiene total dominio de esta Civilización Corrupta.


En Elías y Melquicedec hay ausencia total de sus genealogías esto es un Sagrado Misterio; por eso Elías es considerado como el precursor simbólico del Profeta Eterno; la omisión de tales detalles esbozan la eternidad de la función profética de Cristo. Por eso la Sagradas Escrituras nos enseñan que el mismo Espíritu que estaba sobre Elías, será derramado en los Tiempos del Fin en sus Verdaderos Testigos; su Iglesia Gloriosa; Efesios 5:27; Apocalipsis 7:1-17; 11:1-13.


Elías tenía una Fe poderosa y un vivo celo por el Señor de los Ejércitos y por eso en oración profunda, el Señor le concedió los poderes que necesitaba para enfrentarse a la Bestia representada por el Rey Acab y su cónyuge pagana, la Reina Jezabel; la misión de Elías era llevarles un duro mensaje de juicio, respaldado por el poder de Dios; fuego consumidor; esto mismo sucederá en estos tiempos Apocalípticos que estamos viviendo.


Miremos como el fuego divino respalda al Profeta Elías, Guerrero de Dios, cuando el Rey de Samaria envía a sus mensajeros; las Escrituras dicen: “Entonces el Ángel del Señor hablo a Elías tisbita, diciendo: Levántate, y sube a encontrarte con los mensajeros del Rey de Samaria, y diles: ¿No hay Dios en Israel, que vais a consultar a Baal-zebub dios de Ecron? Por tanto, así ha dicho el Señor: Del lecho en que estas no te levantaras, sino que ciertamente morirás. Y Elías se fue”; 2 Reyes 1:3-4.


Elías recibía órdenes Divinas del Señor y el obedecía, eso es lo que el Señor anhela se sus Verdaderos Testigos. Meditemos en esta experiencia divina que también sucederá en los tiempos del fin; la Biblia dice: “Y Elías respondió y dijo al capitán de cincuenta: Si yo soy varón de Dios descienda fuego del cielo, y consúmete con tus cincuenta. Y descendió fuego del cielo, que lo consumió a él y a sus cincuenta. Volvió el Rey a enviar a el otro capitán de cincuenta con sus cincuentas; y le hablo y dijo: Varón de Dios, el Rey ha dicho así: Desciende pronto. Y le respondió Elías y dijo: Si yo soy varón de Dios descienda fuego del cielo, y consúmete con tus cincuenta. Y descendió fuego del cielo, y los consumió a él y sus cincuenta. Volvió a enviar al tercer capitán de cincuenta con sus cincuenta; y subiendo aquel tercer capitán de cincuenta, se puso de rodillas delante de Elías y le rogo diciendo: Varón de Dios, te ruego que sea de valor delante de tus ojos mi vida, y la vida de estos tus cincuenta siervos. He aquí ha descendido fuego del cielo, y ha consumido a los dos primeros capitanes de cincuenta con sus cincuenta; sea estimada ahora mi vida delante de tus ojos. Entonces el Ángel del Señor dijo a Elías: Desciende con él; no tengas miedo de él. Y se levanto, y descendió con él al Rey”; 2 Reyes 1:10-15.


Estas experiencias divinas del poder de Dios deben llenarnos de esperanza que lo mismo sucederá cuando entremos en la semana 70 de Daniel, los últimos 7 años de la historia de la humanidad; el mismo Espíritu que se manifestó en Elías y Moisés se manifestara en nosotros sus Verdaderos Testigos; Apocalipsis 7:1-17; 11:1-13; el Señor viene por un pueblo santo andando en el Espíritu; “Y si me fuere, y os aparejare el lugar, vendré otra vez, y os tomare a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis”; Juan 14:3. Que Divino, El Cristo se está formando en nuestra carne mortal; Pablo lo escribe: Filipenses 1:20-21; Gálatas 2:20-21; 4:19; 2 Corintios 4: 7:11.






Dejamos para lo último la Batalla de Senaqueribe rey de Asiria que oprimía a Ezequías Rey de Judá que es sin duda alguna la batalla más parecida en el Antiguo Testamento, a la que se avecina en estos tiempos finales que vive la humanidad la Batalla del Armagedón y que creemos que esta muy próxima. Miremos como Judá es librado de Senaquerib por el poder Divino del Señor de los Ejércitos, meditemos en lo que registran las Sagradas Escrituras: “Porque de Jerusalén saldrá un remanente, y del monte de Sion los que se salven. El celo del Señor de los Ejércitos hará esto. Por tanto, así dice el Señor acerca del Rey de Asiria: No entrara en esta ciudad, ni arrojara saeta en ella; no vendrá delante de ella con escudo, ni levantara contra ella baluarte. Por el camino que vino, volverá, y no entrara en esta ciudad, dice el Señor. Porque yo amparare esta ciudad para salvarla, por amor de mi mismo, y por amor de David mi siervo. Y salió al Ángel del Señor y mato a ciento ochenta y cinco mil en el campamento de los asirios; y cuando se levantaron por la mañana, he aquí que todo era cuerpos de muertos. Entonces Senaquerib rey de Asiria se fue, e hizo una morada en Nineve. Y aconteció que mientras adoraba en el templo de Nisroc su dios (dioses demoniacos) sus hijos Adramelec y Sarezer le mataron a espada, y huyeron a la tierra de Ararat; y reino en su lugar Esar-hadon su hijo”; Isaías 37:32-38; 2 Reyes 19:31-37; 2 Crónicas 32:20-23. Grandioso y Divino el majestuoso poder del Señor de los Ejércitos en una sola noche el Ángel del Señor mata a todos los soldados del campamento Asirio, ciento ochenta y cinco mil, estremecedor es el poder de Dios; así será la Batalla del Armagedón; El Señor de los Ejércitos destruirá el Ejercito del Anticristo; tengamos Fe por que así será.


De donde sacaron estos Testigos de Dios, su Fe y poder para enfrentarse a la Bestia que gobernaba el mundo de esa época de pecado y tinieblas; y que hoy lo sigue gobernando? La respuesta es siempre la misma eran hombres escogidos por Dios, desde antes de la fundación del mundo, que estaban predestinados a tener una experiencia sobrenatural con Dios y anhelaron siempre estar en la presencia del Señor en santidad y obediencia absoluta al Señor; solo así podremos ser fortalecidos para luchar contra las hueste des, principiados y las potestades de maldad que gobiernan este mundo maligno, en las tinieblas del pecado; Efesios 6:10-24. Acordémonos siempre que la amistas con el mundo es enemistad contra Dios; miremos las Escrituras: “! Oh almas adulteras ¡¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad contra Dios? Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios”; Santiago 4:4.


Vamos ahora a introducirnos en el Nuevo Testamento guiados por el Espíritu Santo, orando sin cesar para que sea la Unción quien nos enseñe todas las cosas; 1 Juan 2:27; meditemos que nos dice el Espíritu sobre el Glorioso Ejercito de Dios, en el nuevo pacto sellado con la preciosísima sangre del Señor Jesús el Cristo, que murió en la Cruz del Calvario por todos aquellos que su Padre Celestial le dio, sus Elegidos, sus Escogidos desde antes de la fundación del mundo; en el nuevo pacto ya no estamos bajo la ley de Moisés gravada por Dios en tablas de piedra; Deuteronomio 9:9; y que en el Antiguo Testamento nadie pudo cumplirla, Jesús nuestro salvador vino a cumplir la ley por nosotros, somos salvos por su Gracia y su Misericordia ; lavados en su preciosísima sangre; ahora estamos bajo la Ley del Espíritu de vida gravada en nuestros corazones; las Escrituras dicen: “Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu. Porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me ha librado de la ley del pecado y de la muerte” Romanos 8:1-2; Pablo sigue diciendo: “Mostrando la obra de la ley escrita en sus corazones, dando testimonio juntamente sus conciencias, acusándose y también excusándose sus consejos unos con otros”; Romanos 2:15. Esto es muy importante comprenderlo en el Espíritu, la Ley es primero que todo Espiritual. Pablo dice: “Porque sabemos que la Ley es Espiritual; mas yo soy carnal, vendido al pecado”; Romanos 7:14.


La enseñanza fundamental del Señor es el amor; por eso el está restaurando su Iglesia Gloriosa; Efesios 5:27; donde nosotros los que hemos sido llamados por El Señor, no por hombres, o Denominaciones fundadas por los hombres; sino como el Señor llamo a Pablo sin intervención humana; “Mas os hago saber, hermanos, que el Evangelio anunciado por mí, no es según hombre; pues yo ni lo recibí ni lo aprendí de hombre alguno, sino por Revelación de Jesucristo”; Gálatas 1:11-12.


El Señor está llamando a sus Verdaderos Vencedores, sus Verdaderos Testigos, nosotros manifestaremos, llenos de Espíritu Santo, su amor, su verdad, su justicia y su paz, de esa manera resplandecerá el carácter de Cristo en nuestras vidas, andando en la Santidad del Espíritu y entonces El manifestara su poder en su Iglesia Gloriosa; Efesios 5:27; el mismo poder que se manifestó en Elías y Moisés verdaderos Testigos de Dios; Apocalipsis 7:1-17; 11:1-13; (Los dos olivos y los dos candeleros; que no son solamente dos personas, sino dos pueblos Ungidos por Dios) pero primero que todo El tiene que Reinar en nuestros corazones y así El nos preparara en Santidad como miembros del Glorioso Ejercito del Señor para la Batalla Final, la más importante de la historia de la humanidad; el Armagedón; donde el Señor de los Ejércitos destruirá sin compasión las fuerzas del mal.


En esta época que estamos viviendo sin duda alguna los Tiempos del Fin, lo que El Señor anhela es que sigamos el ejemplo de vida que El nos dio; la vida de nuestro amado Maestro Jesús el Cristo se debe manifestar en nosotros sus Verdaderos Testigos.


Esta Ley del Espíritu tiene como fundamento principal nuestra Fe; Pablo iluminado por el Espíritu Santo dice en las Sagradas Escrituras: “Donde, pues esta la jactancia? Queda excluida. ¿Por cuál ley? ¿Por la de las obras? No, sino por la Ley de la Fe. Concluimos, pues, que el hombre es justificado por Fe sin las obras de la Ley”; Romanos 3:27-28.


A nuestros amados hermanos que enseñan que el Señor no va a condenar a nadie al fuego eterno porque él es amor y que Satanás y Hitler estarán con nosotros en el paraíso les decimos que seguiremos orando por ellos para que puedan comprender la Justicia Divina y salgan de las tinieblas en que se encuentran; los Juicios Divinos comenzaran por la Casa de Dios; es la época de arrepentirse. Miremos lo que dice el Señor Jesús es tan claro que no necesita ninguna interpretación; “Pero cualquiera que blasfeme contra el Espíritu Santo, no tiene jamás perdón, sino que es reo de juicio eterno”; Marcos 3:29; Lucas 12:10; Mateo12:32. El Señor es muy claro; no tergiversemos su Sagrada Palabra.


Para que cada vez quede más claro, porque lo hemos repetido muchas veces y que sea la Unción del Espíritu quien nos enseñe toda la verdad; 1 Juan 2:27; el conflicto de los siglos también está registrado en el Nuevo Testamento y vemos como la ira Divina destruye al pecador no arrepentido; (Simiente de la Serpiente o Hijos del Diablo); miremos que dicen las Sagradas Escrituras: “Y Herodes estaba enojado contra los de Tiro y de Sidón; pero ellos vinieron de acuerdo ante él, y sobornando Blasto del Rey, que era camarero mayor del Rey, pedían paz, porque su territorio era abastecido por el del Rey. Y un día señalado, Herodes, (Hijo del Demonio) vestido de ropas reales, se sentó en el tribunal y los arengo. Y el pueblo aclamaba gritando: ¡Voz de Dios, y no de hombre! Al momento un Ángel del Señor le hirió, por cuanto no dio la Gloria a Dios; y expiro comido de gusanos”; Hechos 12:20-23; ejecución divina a un hombre (Hijo del Diablo) lleno de soberbia, porque quería usurparle la Gloria a el Señor. Muy parecida a las ejecuciones del Antiguo Testamento. Dios es amor; pero también es Justicia Divina; fuego consumidor.


Este caso de Herodes no es el único en el Nuevo Testamento, miremos en las Escrituras lo que sucede con Ananías, y Safira; la Palabra Escrita dice: “Al oír Ananías estas palabras, cayo y expiro. Y vino un gran temor sobre todos los que le oyeron. Pasado un lapso como de tres horas, sucedió que entro su mujer, no sabiendo lo que había acontecido. Entonces Pedro le dijo: Dime ¿vendisteis en tanto la heredad? Y ella dijo: Si, en tanto. Y Pedro le dijo: ¿Por qué convinisteis en tentar al Espíritu del Señor? He aquí a la puerta los pies de los que han sepultado a tu marido, y te sacaran a ti. Al instante ella cayo a los pies de el, y expiro; y cuando entraron los jóvenes, la hallaron muerta; y la sacaron, y la sepultaron junto a su marido. Y vino gran temor sobre toda la Iglesia, y sobre todos los que oyeron estas cosas”; Hechos 5:1-11. Ananías y Safira mintieron, engañaron al Espíritu Santo y fueron ejecutados inmediatamente por Dios, esto es estremecedor, así que estos Juicios Divinos no fueron solamente el Antiguo Testamento sino también en Nuevo Testamento.


Ahora la humanidad se dirige hacia los Juicios Finales, la fase final del libro del Apocalipsis que culmina con el glorioso regreso del Señor de los Ejércitos; Rey de Reyes y Señor de Señores.


Miremos que nos ensañan la Sagradas Escrituras con esta Batalla estremecedora, horrenda, implacable, donde se manifestara el furor y la ira del Dios Todopoderoso; pero al mismo tiempo Divina y Santa, si es la última de las Guerras Santas de la historia de la humanidad, ya que en este Conflicto de los Siglos, Jesús el Cristo, terminara para siempre con las fuerzas del mal y Reinara con sus verdaderos Hijos por toda la eternidad; primero en el Milenio y después en la Nueva Jerusalén; ¡ALELUYA¡.


Miremos que dicen la Sagradas Escrituras, sobre la Batalla de las Batallas; el Armagedón; en oración alimentémonos de esta palabra Sagrada para que se haga vida en nosotros; y que sea el Espíritu Santo quien no la Revele; la Biblia dice así: “Entonces vi el cielo abierto; y he aquí un caballo blanco, y el que lo montaba se llama Fiel y Verdadero, y con justicia juzga y pelea. Sus ojos eran como llama de fuego, y había en su cabeza muchas diademas; y tenía un nombre escrito que ninguno conocía sino el mismo. Estaba vestido de una ropa teñida en sangre; y su nombre es: EL VERBO DE DIOS. Y los Ejércitos Celestiales, vestidos de lino finísimo, blanco y limpio, le seguían en caballos blancos. De su boca sale una espada aguda, para herir con ella a las naciones, y EL las regirá con vara de hierro; y el pisa el lagar del vino del furor y de la ira del Dios Todopoderoso.


Y en su vestidura y en su muslo tiene escrito este nombre: REY DE REYES Y SEÑOR DE SEÑORES. Y vi a un ángel que estaba en pie en el sol, y clamo a gran voz, diciendo a todas las aves que vuelan en medio del cielo: Venid, y congregaos a la gran cena de Dios, para que comáis carne de reyes y de capitanes, y carne de fuerte, carne de caballos y de sus jinetes, y carnes de todos, libres y esclavos, pequeños y grandes. Y vi a la Bestia, a los reyes de la tierra y a sus ejércitos; reunidos para guerrear contra el que montaba el caballo y contra su Ejército. Y la Bestia fue apresada, y con ella el falso profeta que había hecho delante de ella las señales con las cuales había engañado a los que recibieron la marca de la Bestia, y habían adorado su imagen. Estos dos fueron lanzados vivos dentro de un lago de fuego que arde con azufre. Y los demás fueron muertos con la espada que salía se la boca del que montaba el caballo, y todas las aves se saciaron de las carnes de ellos”; Apocalipsis 19:11-21; Zacarías 14:1-8; Isaías 64:1-4.


Que Revelación tan hermosa, extraordinaria y Divina, sigamos orando sin cesar para que estas palabras se hagan vida en nosotros, y por medio de la Fe podamos creer y comprender que EL Señor de los Ejércitos, viene pronto con nosotros sus vencedores a terminar con la maldad de este mundo Diabólico; y Reinara con su pueblo, su esposa, sus Verdaderos Hijos por toda la eternidad. Si; sigamos orando sin cesar, para que El Señor nos siga Revelando la Visión completa de la época que estamos viviendo, sin duda alguna los Tiempos del Fin, he Iluminados por el Espíritu Santo, comprendamos que tenemos una Misión Sagrada que cumplir; ¡derrumbar la realidad presente!; como miembros del Glorioso Ejercito de Dios.


Dejemos el conocimiento de la letra a un lado, ya que le ha hecho mucho daño a la Iglesia en estos aproximadamente 2.000 años de engaños, (Seudo-Cristianismo) lo que observamos es divisiones por todos los lados, una secta en cada esquina, por querer interpretar la Biblia con nuestras mentes carnales; las Sagradas Escrituras dicen de una manera clara y contundente que la Profecía no es de interpretación privada; sigamos orando para que el Señor siga dando a su Iglesia Sabiduría de lo Alto; Conocimiento Revelado; 1 Juan 2:27; escudriñemos las Sagradas Escrituras todos los días, alimentémonos de ellas para que su Palabra se haga vida en nosotros.


SI, NUESTRO AMADO REY REGESA PRONTO, A REINAR CON SUS VERDADEROS HIJOS POR TODA LA ETERNIDAD.


Preparémonos en santidad para la Batalla final, de este periodo de la historia de la humanidad; donde Jesús el Cristo, y su Iglesia Gloriosa, destruirán la Cabeza de la Serpiente y toda su Simiente, Hijos del Diablo; entonces por su Gracia y Misericordia Reinaremos con el Señor de los Ejércitos, Jesús el Cristo, por mil años. Después en la Batalla de Gog y Magog el Señor destruirá el Dragón y entonces, si reinaremos con El Señor por toda la eternidad en la Nueva Jerusalén; la Batalla es del Señor. Maranatha


Arcturo de Jesús
Siervo del Señor
Guerrerosdedios8@hotmail.com     
Barranquilla Junio 19/2012